Saber Comer

 


 

Hace ya tres meses que nos dejó Jose Antonio, y que mejor forma de tener presente su ilusión, que compartir una de sus pasiones, “la alimentación”. No lo haremos siguiendo la línea de sus cursos, si no, con lo que él disfrutaba comiendo, por supuesto de forma saludable.

Nuestra intención es no sólo compartir recetas saludables, también consejos e información para que cada uno tome lo que le puede ayudar.

Para empezar, una breve exposición sobre alimentación, nutrición, dietética y por qué no, también de gastronomía.

Quizás os parezca lo mismo o muy parecido y no es así, en realidad podría explicarse como un proceso en continuidad.

Empezamos por lo más sencillo y es acudir al recurso de la RAE (Real academia de la lengua) y nos dice:

  • Alimentación:  1. Acción y efecto de alimentar o alimentarse. 2. Conjunto de las cosas que se toman o se proporcionan como alimento.

 

  • Nutrición: Acción y efecto de nutrir. (Aumentar la sustancia del cuerpo animal o vegetal por medio del alimento, reparando
    las partes que se van perdiendo en virtud de las acciones catabólicas.)

 

  • Dietética:  Perteneciente o relativo a la dieta. (Control o regulación de la cantidad y tipo de alimentos.)

 

  • Gastronomía: 1. Arte de preparar una buena comida. 2. Conjunto de los platos y usos culinarios propios un determinado lugar.

 

Con las definiciones ya podemos ver las diferencias e intuir cómo se relacionan. El proceso empieza en un alimento que es imprescindible para que se produzca la alimentación. Tal y como indica la RAE, es una acción, un acto consciente y voluntario.

Es un acto externo que depende de muchas variantes, véase: geográficos, socioeconómicos, religiosos, etc… Dentro del acto de alimentarnos se incluye aquello que nos ha llevado a ingerir un determinado alimento, la forma de cocinarlo, el momento de hacerlo.

Una vez hemos empezado a masticar se inicia el primer proceso de la nutrición. El organismo descompone los alimentos que hemos digerido en componentes más simples y así poder ser asimilados por nuestro cuerpo.

La nutrición es un proceso interno, involuntario e inconsciente. También es como se denomina la ciencia fisiológica y cuantificable, que nos ayuda a cubrir mejor nuestras necesidades en cada etapa de nuestra vida, ya sea de crecimiento, mantenimiento e incluso de regeneración, teniendo en cuenta singularidades individuales cómo la actividad física, estado de salud, etc…

Para obtener los nutrientes adecuados y necesarios en cada momento, tenemos que saber que alimentos y en que forma nos lo aportan y es aquí cuando llegamos a la dietética.

La palabra dietética proviene del griego díaita, que significa “modo de vida” o planificación para mantener la armonía de un sistema. No hay que confundirlo con los “regímenes para bajar peso” que son modificaciones o adaptaciones de la dieta en sí.

Una dieta equilibrada contiene cantidades suficientes de calorías y nutrientes esenciales para el crecimiento y desarrollo óptimo del organismo en cada etapa de la vida. La dietética tiene una aliada, que es la gastronomía, el cómo cocinar o no hacerlo es importante para conseguir la finalidad de nuestra dieta. Y si además nuestros alimentos son sabrosos obtenemos un plus de disfrute.

Yo diría que “saber comer” es imprescindible para obtener un nivel de equilibrio y bienestar, preludio de la salud. Para ello no sólo es necesario alimentarnos bien, también la forma de hacerlo. Si al mismo tiempo que comemos, discutimos o vemos malas noticias, no lo estamos haciendo bien, pero estos es tema para otro artículo.

No Comments

Sorry, the comment form is closed at this time.

WhatsApp chat